Blog

Crespo invita a productores, industria y hostelería a rentabilizar el plan de cruce de razas porcinas

Crespo invita a productores, industria y hostelería a rentabilizar el plan de cruce de razas porcinas

El alcalde de Lalín, José Crespo, invitó ayer a productores, industria de transformación y hostelería a rentabilizar el proyecto de cruce de razas porcinas que, con cargo a fondos europeos, fue impulsado por el Concello. El estudio científico está rematado y del mismo se traduce que las crías que mejores resultados presentaron fueron las de madres Porco Celta con machos de la raza Duroc, tanto desde el punto de vista bionegético como de las condiciones de las canales.

Representantes de la industria y hostelería acudieron ayer a la presentación de las conclusiones en las que Crespo aprovechó para indicar al sector que aproveche estos recursos generados con cargo al programa Depodeza. En este sentido señaló que en pleno siglo XXI la imagen de marca es la que diferencia unos productos de otros y puso como ejemplo al Concello de Lalín, que supo sacar partido al cocido, un plato común en la gastronomía gallega, pero que tiene a la capital dezana como referencia. "Nuestro cocido tiene que ser un elemento diferenciado y singular y el éxito de este experimento va a depender ahora de lo que deseen los productores de porcino, la industria y la hostelería", recalcó.

Crespo defendió a ultranza un proyecto que pretendía lograr un animal que reuniese las mejores condiciones para su consumo, tomando como referencia cerdas madres Porco Celta y machos de las razas Duroc, Pietrain, Landrace y Mangalica. Para mostrar la dimensión que puede tener esta propuesta "para el conjunto de la economía de Lalín y de la comarca" puso como ejemplo el caso de un empresario español que se empeñó en recuperar en Hungría la raza Mangalica; un animal cuya presencia dentro de la cabaña ganadera del país era testimonial y, pese a que productores locales se lo desaconsejaron, hoy en día la carne de este animal es muy valorada y ha contribuido a la economía. "Hay cocidos en partes de Galicia muy buenos, pero el nuestro es el que tiene la imagen, y este caso es semejante". Una vez rematado el proyecto científico, ahora se espera que la industria o los criadores de porcino se interesen por el mismo y que así la restauración pueda beneficiarse de ello. "Pretendíamos, también, que con este proyecto se generase riqueza en la comarca", dijo, e hizo hincapié en que la cría de estos ejemplares cruzados puede darse en la industria en intensivo o en pequeñas explotaciones extensivas.

El acto de ayer en el aula de la UNED contó con la presencia del subdelegado del Gobierno, Antonio Coello; el jefe territorial de la Consellería de Medio Rural, Miguel Dubois; y el director xeral de la Axencia Galega de Desenvolvemento Rural (Agader), Antonio Crespo. En la presentación -luego se desarrollaron sesiones más técnicas- Antonio Crespo defendió el proyecto impulsado por el Concello aunque admitió que inicialmente tenía una parte "bucólica". El cargo de la Xunta felicitó al gobierno local por el "atrevimiento y dar este paso para lograr un proyecto bonito y con futuro". El técnico de Depodeza Ramiro Ruibal fue el encargado de presentar a los intervinientes.

Ya en las jornadas técnicas el representante de la Asociación de Criadores de Ganado Porcino Celta (Asoporcel) Antonio Carril destacó la importancia de esta iniciativa para el sector en la comarca y en Galicia porque podría incrementar la producción. Y valoró el "riguroso trabajo de investigación realizado". En las conclusiones se descartaron cruces con machos Mangalica pues, si bien se conseguía una carne con buen sabor, los canales presentaban gran cantidad de grasa. También tomaron parte en esta jornada el profesor de Veterinaria de la USC Antonio Iglesias y el director gerente del Centro Tecnolóxico da Carne, Miguel Fernández. El estudio de esta empresa ourensana determina que los cerdos sacrificados a los 12 meses del cruce Porco Celta-Duroc son los que ofrecían los mejores ratios de crecimiento y mayor eficiencia económica basada en el consumo de alimento.

Al término de la sesión los presentes participaron en una degustación de productos de quinta gama, en la que se sirvieron platos pasteurizados de cocido y de lacón con grelos.

Fuente: Faro de Vigo

Entrada publicada: 13/03/2015

Volver