Blog

Crespo estima que el plan de cruce de razas porcinas celta puede seguir con iniciativa privada

Crespo estima que el plan de cruce de razas porcinas celta puede seguir con iniciativa privada

El alcalde de Lalín, José Crespo, participó ayer en la primera de las presentaciones del estudio genético de cruce de razas porcinas que persigue lograr un animal con las condiciones más propicias para su aprovechamiento cárnico. La Fundación Instituto de Biodiversidade Agraria e Desenvolvemento Rural (IBADER) de la USC en su campus de Lugo acogió ayer la presentación de las conclusiones del estudio referidas solamente a la parte genética, pues el estudio relativo al animal con la mejor calidad de su carne o sabor se dará a conocer el próximo miércoles.

El alcalde, quien recordó que el proyecto se desarrolló con cargo al plan Depodeza, indicó que aunque llega a su fin no debería significar necesariamente que no rematase un estudio que podría ser retomado por la empresa privada por ser interesante para productores y transformadores de los productos del cerdo celta. En la primera presentación, la más estrictamente relacionada con la genética, el presidente de Asoporcel, Manuel Losada, dijo que el colectivo de criadores de Porco Celta que lidera está encantado de tomar parte en este tipo de proyectos por ser un estudio riguroso sobre el potencial de las razas. Manuel Corujo, jefe de servicio de Gandeiría de la delegación provincial de Lugo de Medio Rural, indicó que el estudio enriquecerá el sector porcino, clave en el norte de la provincia de Pontevedra. Crespo recordó, en este sentido, el peso del esta industria en Deza, que aglutina, con 155.584 animales, el 25% de todo el sector gallego. Y recordó que este gremio y la Feira do Cocido van de la mano, de ahí la relevancia de contar con productos de primera calidad.

En la exposición de conclusiones del "Estudio biogenético: Efecto de la genética en la producción" dirigido por Antonio Iglesias, éste puntualizó que el objetivo del mismo es el de facilitar información relevante que permita al sector mejorar la calidad y la competitividad. En concreto, lograr una valoración productiva de crecimiento en función de los diferentes cruces realizados y que pueda luego ser transferido al sector y determinar las curvas de crecimiento óptimas para seleccionar las más adecuadas para los ganaderos. En el programa se empleó el sistema de cruces por las ventajas que ofrece y la búsqueda de complementos de fortalezas de diversas razas puras con las características de la autóctona.

Como estaba previsto, en este experimento genético se tomó como referencia cerdas madres de la raza Porco Celta con machos duroc, mangalica, landrace y pietrain. Este modelo de cruces permite obtener una respuesta más rápida y eficaz acerca de los caracteres productivos de cada uno de los cruces y obtener resultados en las primeras generaciones. Una vez realizados los cruces se obtuvieron 16 animales de los que la mitad se sacrificaron a los 7 meses y los demás, al cumplir un año. El proyecto se desarrolló siguiendo los planteamientos de una explotación en semiextensivo, reproduciendo las características de la producción más común en Deza. La alimentación mezcló maíz, trigo, cebada, verduras, remolacha, patatas y hierba.

En los resultados, en lo que se ciñe a la ganancia de peso, los científicos concluyeron que el más productivo había sido el cruce entre un macho duroc y una madre celta, seguido del duroc-celta.- En lo que se refiere al índice de conversión, los resultados mejores se repiten en duroc-celta y después en el cruce con el mangalica como macho. En la heterosis o "ganancia del híbrido" con respecto a los animales puros de los que proceden, los mejores datos los aportan de nuevo los padres duroc.

Como resumen del estudio biogenético llevado a cabo por científicos de la USC, con los datos de los que se disponen a día de hoy se realizarán una clasificación diferenciada en tres grupos. Un primero conformado por cerdos duroc-celta, que destaca en los índices de crecimiento y en las curvas de aumento de peso, próximo al segundo; formado por cruces de landrace y pietrain con madres de Porco Celta. El mismo se complementará con un informe concluyente sobre la calidad y cantidad de grasa y de magro que se dará a conocer el próximo día 11 por representantes del Centro Tecnolóxico da Carne. Esta empresa fue a la que se contrató este proceso con cargo al programa Depodeza.

Fuente: Faro de Vigo

Entrada publicada: 06/03/2015

Volver