Blog

El Porco Celta

Porco CeltaEl porco celta formaba parte de la dieta de los gallegos ya en la prehistoria. La grasa y la alimentación tienen mucho que ver en el sabor de su carne, más jugosa que la del cerdo blanco y, además de gusto más intenso con sutiles toques dulces. Por ese motivo, además de chorizos, lacones o jamones, interesa trabajarla en fresco. Papada, tocino, oreja, costillares, jarretes y cortes como las chuletas y el lomo, el secreto o la presa tienen traducción inmediata en todo tipo de cocina. Solomillo, lomo, presa, pasados por la parrilla son técnicas comunes que respetan el sabor del producto.

Entrada publicada: 05/10/2014

Volver