Blog

Porco Celta y Galo de Mos están en la batalla para conseguir ser delicatesen

Porco Celta y Galo de Mos están en la batalla para conseguir ser delicatesen

Disponer de marca o denominación tiene un valor incuestionable. La zona tiene ejemplos nítidos. Llegó de arriba abajo, de Xunta a productores la denominación Tetilla. Llegó peleada desde abajo, muy peleada y tras años de intentos, la denominación Arzúa-Ulloa. Hoy ya no se entendería la comarca sin estas dos denominaciones, que no hacen otra cosa que reconoce la base productiva local histórica sumada a otras zonas semejantes.

En Cruces y Lalín están en esa apuesta, tratando de poner marcas a sus exitosos referentes gastronómicos y arrancan con base asentada, Cruces en la marca Galo de Mos y Lalín en la de Porco Celta. Por ahí se marcan los mínimos exigidos de base genética. Luego trabajan en la linea de conseguir un producto con alto valor añadido. Y, eso no es fácil. Ni es barato e incluso topa con rechazo social porque mientras no se demuestre lo contrario es un cuento de la lechera. Como la investigación, como la innovación, resulta o no resulta. Y es todavía más difícil de vender en tiempos en que la crisis muestra un amplio catalogo de prioridades.

Fuente: La Voz de Galicia

Entrada publicada: 26/01/2014

Volver