Blog

La cría de Porco Celta, una alternativa al paro

Asier Urdangaray muestra los ejemplares de raza celta

Los jóvenes de Éntoma (O Barco) se unieron en torno a la explotación de cría de cerdo celta iniciada el pasado 14 de agosto.

Los socios son 17 y para cuidar los animales decidieron repartirse en grupos de cuatro, a los que periódicamente se suma un asociado que reside fuera del pueblo. El grupo puso en marcha el proyecto a largo plazo, con el objetivo de crecer en un futuro y, ¿por qué no?, impulsar una nave de despiece más adelante. La iniciativa es seguida de cerca y no sólo por el Concello, que dirige el socialista Alfredo García Rodríguez. El camino emprendido por este grupo de barquenses podría ser seguido por alguna familia como una fórmula para escapar del paro.

En la actualidad, la explotación tiene tres hembras, un macho y 11 crías, según explica el presidente de la asociación San Fiz, José Enrique Méndez. Los animales fueron cedidos por el Instituto Ourensán de Desenvolvemento Económico (Inorde) y son criados en un terreno de algo más de una hectárea. Lo cerraron los socios, quienes también se ocuparon de construir una pequeña nave para guardar patatas, calabazas y otros productos empleados en la alimentación de los animales. Además, cuenta con un espacio para recoger las hembras y sus crías.

Dos meses es un plazo demasiado breve para comprobar la rentabilidad del proyecto. En todo caso, el presidente de la asociación, José Enrique Méndez, apuntó ayer que la cría de cerdo celta podría ser una fuente de ingresos muy a tener en cuenta. 'Es una opción más. Hoy en día, el campo es una alternativa interesante. Habría que meter más animales', dijo. Añadió que el proyecto no requiere una inversión excesiva. 'El cierre es lo que más cuesta', apuntó. Un requisito es poseer una hectárea de terreno, que es el mínimo requerido para una explotación extensiva.

Crías de porco celta, de la explotación de Éntoma

Una vez que la explotación está en marcha, la venta de los animales no es un problema. La Asociación de Criadores de Ganado Porcino Celta (Asoporcel) se encarga de su comercialización. Su coordinador, José Antonio Carril, destacó la fácil salida de la carne de porco celta. 'A demanda é moi superior ao ritmo de produción', indicó. Aprovechó la ocasión para reivindicar las posibilidades, y no solo económicas, que reúne la cría de estos animales. 'Son iniciativas con moito interese para o rural, pois fixan a poboación, aproveitan recursos infrautilizados, actúan na prevención dos lumes, dan vida aos montes, mellorando a paisaxe e favorecendo o agroturismo ou o turismo gastronómico. Ademais, dan sona ao porco celta', apuntó el directivo de Asoporcel.

Una carne de alta gastronomía y para delicatessen

Los principales clientes de carne de porco celta son las tiendas de 'delicatessen' y la alta restauración, según apunta José Antonio Carril, coordinador de Asoporcel. No obstante, en fecha próxima podría ampliar su mercado a tierras alemanas, gracias a un programa de exportación que comenzará en breve y en el que Portugal participa con otro tipo de productos. La asociación posee 381 socios y sus previsiones para 2012 contemplan una producción de 5.000 animales.
La asociación de productores incluye entre sus actividades la realización de estudios de mercado y el posicionamiento del producto en relación con otros alimentos de similares características.

Entrada publicada: 21/11/2012

Volver