Blog

El futuro del Porco Celta

Porco Celta

Tal como están hoy en día las cosas a nivel de trabajo, pienso que no sería una mala opción. Era una raza de cerdos que hasta los años cincuenta era el típico de los establos gallegos, fueron desapareciendo poco a poco y, en la actualidad, se encuentra en vías de extinción.

Son animales muy largos, poco precoces (tardan mucho tiempo en crecer), con cabeza muy grande y orejas muy largas que le llegan a tapar los ojos, muy altos y grandes andadores. La carne de estos animales es de gran calidad para la elaboración de embutidos y jamones, aunque tiene gran cantidad de grasa.

El cerdo celta es un animal de sistema óseo y muscular muy desarrollado, sobre todo el tercio anterior, con cabeza fuerte, larga y carnosa; miembros alargados, dorso arqueado, grupa derribada, piel gruesa poblada de cerdas y cola larga. Son animales rústicos, ágiles, con buena aptitud para la marcha por su fuerte aparato locomotor que le permite recorrer grandes distancias en el pastoreo, como se hacía antiguamente con esta raza en Galicia.

¡Que levante la mano quien no lo haya probado!

Ahora, esta especie autóctona se enfrenta a un nuevo reto. Los criadores deben aumentar la producción para satisfacer la demanda y de esta forma, aprovechar el aluvión de pedidos que llama cada invierno a sus puertas. Hay distribuidores que aseguran que podrían llegar a vender hasta tres veces más, lo que da buena cuenta de la aceptación que tiene entre los consumidores. Se cifra en más de un 50% el aumento de producción necesaria para cubrir la demanda.

El porco celta celebra este año el décimo aniversario del comienzo de su recuperación. En esta década el censo de cerdos fue en aumento paulatinamente, hasta alcanzar en la actualidad una cifra que ronda los 3.000 ejemplares.

El porco celta no es ajeno a las falsificaciones. Por eso, comenzó a funcionar la entidad certificadora "Soutos Galegos", una empresa externa que avalará la autenticidad y calidad de la carne que sale al mercado. "Defenderá la marca frente a los oportunistas y fraudulentos", anunció Xosé Antonio Carril, presidente de la "Asociación de Criadores de Ganado Porcino Celta" (Asoporcel).

El porco celta ya no es un desconocido entre los gallegos, pero aún hay gente que todavía no lo ha probado. Desde hace varios años, ferias gastronómicas y degustaciones se multiplican como las setas: Sarria, Corcubión, Manzaneda y Beariz, son algunas de las localidades que rinden culto al marrano gallego. No podemos olvidar los chorizos, lacón, salchichón, lomo, o una serie de productos elaborados a partir de carne celta, porque como dice el refrán: "del cerdo se aprovecha todo".

Entrada publicada: 11/04/2011

Volver