Blog

La Costa comienza el almuerzo de vagar

Slow Food Casa Trillo

Tomamos la linda traducción de Lino Lema para describir a "Slow Food", en la presentación del Convivium Galicia, que se celebró en el anual Encuentro en casa de Trillo. ¿Qué es esto del Slow Food? se preguntarán muchos de ustedes, como hizo el propio Miguel Vila, periodista gastronómico. Para explicarlo, la Costa pudo debatir en el anual Encuentro en casa de Trillo, en Santa Marina, Muxía, qué servíu para realizar la presentación oficial del Convivium Galicia da Slow Food, ese movimiento filosófico social internacional que se contrapone a la comida rápida.

Unas 50 personas, incluidos varios regidores locales, representantes de ayuntamientos, asociaciones... debatieron sobre las bondades de que la Costa siguiera los parámetros que marca esta filosofía de vida.

Slow Food Casa Trillo

Pero ¿qué es la Slow Food?

Presentó las jornadas Jesús Trillo, gerente del establecimento rural y periodista muy comprometido con el desarrollo de la comarca. Fue el periodista gastronómico, Miguel Vila, el que abríu las dudas sobre que es, o que significa a Slow Food. Vila fue más allá y preguntó para que le sirve a la Costa "adherir" se a un movimiento así", como se organiza, quien conforma las altas estancias y como se financia.

Slow Food Casa Trillo

Para explicárlolo estaba presente el antropólogo, profesor de la Universidad de A Coruña, Antonio García Allut. Allut significaba el mejor puente entre el movimiento y la Costa, pues fue uno de los que sembraron la idea en la comarca, junto con Emilio Louro, Milucho, también presente, y el propio Jesús Trillo. En varias fantásticas intervenciones, Antonio explicó que el movimiento va mucho más allá de la cocina, y retó a los alcaldes a tomar medidas para adaptarse a este modo de vida. Allud llegó hasta hablar de mayor participación ciudadana, algo que varios los regidores presentes, rechazaron rotundamente. Allud quiso dejar claro que la Slow "no es una marca registrada, es una reflexión sobre el modelo de desarrollo y sus consecuencias" (...) "Que trata de crear nuevas oportunidades de comercialización" a través de la esencia del producto. "Hay que saber como se producen los alimentos", sentenció.

Fue el mismo secretario de la Cofradía de Lira y uno de los mayores baluartes del proyecto Mardelira, lo que marcó la diferencia entre el centollo de arrastre y la de pincho, o gancho, artes de pesca que ya sólo practican dos personas en toda Galicia (las dos en Lira). Además, Milucho quiso respoder a las dudas de Vila y afirmó que, aunque nos parezca estrano, "hay gente que trabaja voluntariamente. Además apuntó que para nosotros, estos encuentros pueden servir para "compartir problemas y buscar soluciones", pues en el fondo, en todo el mundo tenemos el mismo problema. Y como siempre salió a escena el problema migratorio a las ciudades.

El ejemplo vasco

Slow Food Casa Trillo

Uno de los que no aceptó las acusaciones de falta de intervención de la vecindad en las polñítica locales, fue el alcalde del ayuntamiento vasco de Lekeitio, José María Cazalis Eigure. Lekeitio pasa por ser una Ciudad Slow o villa "con manera" que diría Miguel Vila en la reflexión sobre la sesión en su blog. Un alcade que se mostró encantado de participar en la presentación y que sacó las babas a todo el presente.

Cazalis explicó muchos de los detalles que hacen de Lekeito un lugar más habitable, a pesar de sus 7.500 habitantes en la décima parte de terreno que cualquier ayuntamiento de la Costa: Sistematizar la recogida de basura fomentando la minimización de residuos, promover un desarrollo urbanístico sostenible, apoyar institucionalmente a los productores, tanto en la producción, como en la distribución, logística y comercialización; recuperación de tradiciones o el fomento de un ritmo de vida saludable, son algunas de las decisiones que tuvo que tomar el ayuntamiento para convertirse en una de las 10 Ciudades Slow del estado.

El cerdo celta

No cabe duda de que la Costa de la Muerte es una de las zonas en las que la recuperación del cerdo celta si fijo realidad. Y justo a tiempo, como razonaba César Pérez, veterinario de la zona y miembro honorífico de la Asoporcel. También estaban presente varios miembros de la Asociación de Amigos del Cerdo Celta da Costa da Morte.

La Costa está a la sazón de enhorabuena, pues el cerdo celta ya es el tercer producto de Galicia que aprueba los parámetros del movimiento Slow Food (que es cierto que no sabemos quién lo examina y da lo visto bueno). Un producto que debe ser "bueno limpio, justo", y que valora desde las artes de elaboración o captura, como un precio razonable y un plan de explotación sostenible (otra de las palabras de la noche esta de la "sostenibilidad").

Presente en el debate y en los pinchos a los que invitó Carnicería Antelo estaba el Maíz Cuervo de Bueu y el Centollo de Lira, los otros dos compañeros del Cerdo en el Arca del Gusto.

El ejemplo portugués

Otra de las intersantes intervenciones corrió a cargo de Jorge Miranda, responsable del Convivium do Alto Minho, en Portugal. Miranda repasó varias de las ideas de promocional de los productos locales que utilizaron en las suya zona, destacando el difícil que es llegar a los productores (igual que en la Costa). Mirando contó como preservación del entorno y de las tradiciones conseguíu promocionar el Alto Minho a lo largo de todo el país vecino, algo que no habían conseguido hasta el momento. Miranda abríu a posibilida de abrir lazos de unión entre ambos conviviums.

Reflexión institucional

Slow Food Casa Trillo

En la mesa participó también el alcalde muxián, Félix Porto, que se acercaba con ganas de tomar nota. La gerente de Turgalicia, Carmen Pita, presidía la mesa, pero sus intervenciones demostraron que este tema no es su especialidad. También estuvieron presentes el alcalde de Corcubión, Francisco Lema, Chisco, y Santiago Insua, en representación del ayuntamiento de Fisterra. Una pena que no todos los ayuntamientos habían estado representados, porque estos encuentros pueden servir para que nuestros represetantes, cuando menos reflexionen.

Otras ideas como la de la responsabilidad de cada uno en el consumo, o el respeto al entorno natural (con alusiones directas a Touriñán) salieron a la mesa. Pero lo importante es que la Costa puede comenzar a "almorzar vagariño", que no en el retraso secular que vimos arrastrando, que no es lo mismo.

Entrada publicada: 21/12/2009

Volver