Blog

El Porco Celta está en peligro de extinción, pero sobrevive gracias a ganaderos implicados

Cerdo Celta

Cerdos hay muchos, pero como el cerdo celta no hay otro en el mundo. La raza de cerdo celta es la única autóctona y propia de Galicia y se encuentra en peligro de extinción. Porén, la situación está mejorando en los últimos años, especialmente desde la creación, en el año 1999, de la Asociación de Criadores de Ganado Porcino Celta (Asoporcel).

Asoporcel no sólo integra a todo los criadores de ejemplares de esta variedad porcina que están interesados en su conservación y mejora, sino que al mismo tiempo representa, defiende y promociona los intereses económicos, sociales y profesionales de sus miembros. Pretenden salvaguardar un animal y un producto al mismo tiempo.

Del cerdo celta como ganado destaca su excelente capacidad para adaptarse al medio y su rusticidad, ya que tiene que vivir en condiciones totalmente naturales. Con la longitud de sus extremidades demuestra su aptitud para la marcha, que es viva, grácil y de abaniqueo característico de la raza. Físicamente sobresale su cabeza, grande, fuerte y alargada. El hocico es ancho y gordo. Las orejas, grandes y caídas, cubren los pequeños ojos. El pescuezo es largo, estrecho y fuerte. El dorso y el lomo son estrechos, largos y arcuados y el vientre es recogido. El color de la capa depende de la variedad, siendo diferente en cada una de ellas. En la santiagués tiene piel rosada, en la carballina se caracteriza por las pigmentaciones negras y en la barcina tiene lunares circulares de tono grisáceo.

Los productos cárnicos que ofrece esta especie son de primera calidad. Es el ibérico gallego. Esto viene dado por varias circunstancias. En primer lugar por sus restricciones alimenticias, aprovecha los recursos que encuentra a su paso, pero agradece el complemento de bellotas o castañas. También, y a pesar de que los animales tienen mayor tamaño y peso que en otras variedades, su crecimiento es lento y por eso su cría prolonga la matanza hasta los 14 meses, cuando en otras especies con 8 es suficiente.

Recuperación

En la actualidad, con una mayor demanda interna de productos de calidad, el cerdo celta, gracias a los programas de recuperación y al cometido de la asociación de criadores (Asoporcel), tiene un futuro esperanzador, no sólo como materia prima, sino también como raza autóctona.

«Nosotros tenemos 265 ganaderías registradas y un proyecto de comercialización a través de la marca de calidad porco celta. Esa marca trabaja con un volumen de 1.000 cerdos al año que» son «sacrificados», señala José Antonio Carril, coordinador general de Asoporcel.

Además del cometido de la asociación de criadores en toda Galicia, hay otros proyectos particulares en nuestra autonomía. Uno de ellos es el de la Asociación de Amigos do Porco Celta de Corcubión. Esta agrupación cuenta con 25 socios y organiza el segundo sábado del mes de agosto una fiesta gastronómica. «El cerdo celta es el protagonista de la fiesta. Degustamos sus productos e incluso tenemos una hembra con sus crías a la cual los visitantes no dejan de hacerle fotos», comenta al respecto José Luis Antelo, miembro de la asociación y propietario de la Carnicería Antelo de la localidad corcubionesa.

Entrada publicada: 24/05/2009

Volver